facebookyoutubentoolbar
radio online

CHAT

KERIGMA TV

Contactenos

Radio@ministeriokerigma.org 

Skype: Radiokerigmadc

Facebook:Radiokerigmadc

Cabina: 202-657-4663

Donaciones!

Radio Kerigma
Haz clic para escucharnos

   

   Radio_Kerigma_2Eventos_2014


Conversando con mis amigos evangélicos sobre la Confesión

Por José Miguel Arráiz

 

 

La Iglesia

Continuando con la serie de conversaciones entre amigos sobre temas de apologética, les comparto un nuevo diálogo ficticio en donde se trata el tema de la confesión de los pecados, o sacramento de la penitencia. En esta ocasión, los argumentos los he tomado de algunas Webs de apologética protestante. Los nombres de quien participan no son reales.

Miguel: José, me gustaría que nos explicaras por qué ustedes confiesan sus pecados a un hombre cuando en la Biblia no aparece absolutamente nada parecido.

 

Marlene: Es más, la Biblia es bien clara en que es Dios quien perdona el pecado, no el hombre: "Era yo, yo mismo el que tenía que limpiar tus rebeldías por amor de mí y no recordar tus pecados" (Isaías 43,25); "Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios. Él es quien perdona todas tus maldades, el que sana todas tus dolencias" (Salmo 103,2-3).

 

José: Un momento, antes de comenzar dejemos algo claro. Nosotros los católicos creemos que es Dios quien perdona los pecados, pero allí no termina la historia. Me parece bien que hayas comenzado tomando unos textos del Antiguo Testamento, porque yo quiero ponerte unos ejemplos tomados también de allí para que nos analicemos:

"Si un hombre se acuesta maritalmente con una mujer que es una sierva perteneciente a otro, sin que haya sido rescatada ni liberada, será él castigado, pero no con pena de muerte, pues ella no era libre. El ofrecerá un carnero, su sacrificio de reparación para Yahveh, a la entrada de la Tienda del Encuentro; será un carnero de reparación. Con el carnero de reparación, el sacerdote hará expiación por él ante Yahveh por el pecado que cometió, y se le perdonará su pecado." (Levítico 19,20-22)

 

Hay muchos otros textos del Antiguo Testamento donde ocurre algo similar, por ejemplo en Levítico 4, 27-35, en los que se observa que aunque es Dios quien perdona el pecado, un sacerdote es utilizado como instrumento para conceder el perdón, por lo que el hecho de que sea Dios quien perdona el pecado en Isaías 43,25 o en el Salmo 103 de ninguna manera elimina la posibilidad de la existencia de un sacerdocio ministerial establecido por Dios para comunicar ese perdón.

 

Marlene: Yo puedo entender que Dios se sirviera de sacerdotes en el Antiguo Testamento para administrar el perdón de los pecados, pero el Nuevo Testamento enseña que todos los creyentes son sacerdotes: "Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable." (1 Pedro 2,9). También dice: "nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre, a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos" (Apocalipsis 1,6), y también "nos has hecho para nuestro Dios un reino y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra" (Apocalipsis 5,10).

Leer más...
 


Copyright � 2014. Ministerio Kerigma. Todos los Derechos Reservados