facebookyoutubentoolbar
la familia
La Familia

Babel y Pentecostés

Bonifacio Fernandez, cmf - 

Signo de salvación: el matrimonio

Bonifacio Fernandez, cmf -

 

Cada día nos llegan noticias sobre  el matrimonio a través de distintos medios y procedentes de distintas fuentes. Las noticias que más abundan son las de la beautiful  people. Están en todos los saraos del  cine, de algunos programas de televisión. Nos deslumbran con su belleza, su juventud y su estilo. Llenan programas de televisión e innumerables páginas de papel de calidad. Nos relatan sus éxitos profesiones y sus fracasos sentimentales. Airean sus inconsistencias y trivializan  al máximo sus cambiantes relaciones afectivas.  Es cierto que hay  excepciones admirables.

 

Las muertes que no cesan

 

Nos llegan noticias  de otra realidad que tiene que ver con el matrimonio: La violencia machista. La cerril y escandalosa violencia casi cotidiana, que en muchos casos termina en la muerte.  Ya van 27 mujeres, víctimas de la violencia de género. Llevar la cuenta parece reducir a un número la historia viva y doliente de las mujeres fallecidas.  ¿Cabe suponer que comenzaron siendo historias de amor? La información publicada sobre estos  tristísimos  casos no suele  precisar el tipo de relación que unía/separaba a esas personas: relaciones esporádicas, parejas de hecho, matrimonios civiles, matrimonios canónicos, matrimonios mixtos, interreligiosos, heterosexuales, homosexuales. Dicha información tal vez pudiera  aportar algo de orientación para abordar el problema.

 

Estadísticas

 

Los datos son todavía más preocupante se los ponemos junto a otros. Según el  Instituto de Política Familiar, en el informe publicado en el mes de mayo del año 2016, se producen 290 rupturas matrimoniales al día en España. Estas rupturas afectan cada día a 232 hijos menores de edad. Según el mismo informe,  el 43% de los niños españoles nacen fuera del matrimonio. El panorama no es alentador.

 

Historias de amor

 

Ante este panorama desalentador, ¿cómo seguir pensando que el matrimonio es un signo de salvación? ¿Cómo puede seguir siendo la institución más valorada e importante para la felicidad y realización de las personas?  Efectivamente  lo es para muchos casados. Enfocan su relación conyugal como un proyecto de vida apasionante. Entienden que la vida de uno se ha hecho ya impensable sin el otro.  Saben muy bien por experiencia es que el amor conyugal es promesa y es tarea a realizar. Requiere el cuidado de la comunicación, de la aceptación, del perdón. El éxito no es cuestión de suerte; como todo en la vida, requiere esfuerzo y constancia, invertir tiempo y  energía. Todo resulta asumible si se entiende que es la tarea más importante de la vida, que en ella se juega la felicidad. En estos tiempos, en los cuales el amor se ha vuelto líquido, el éxito de la relación requiere capacidad y tiempo para soñar juntos, para agradecer y disfrutar juntos, evitar el aburrimiento y superar las inercias… Se trata de un proyecto de vida que hay que construir. Y es en ese progresivo edificar la relación donde se va experimentando como lo mejor que ha pasado en la vida.


www.ciudadredonda.org